La revolución del coche impulsado por agua y sal

Parece cosa de ciencia ficción. Y de locura. Agua. Sales. Fácil repostaje. Poco mantenimiento.
Una auténtica revolución.
El Quantino, el vehículo creado por nanoFlowcell,  ya ha recorrido más de 350.000 kilómetros

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: