Zafón ha muerto

Zafón nos ha dejado

Estos días están resultando prolíficos en cuanto a momentos de profunda reflexión y fructíferos reencuentros con esos amigos casi olvidados que tanto me dieron antes de desterrarlos a un oscuro y polvoriento estante.

Estaba yo, empeñado en seleccionar aquellos libros que una vez leídos, parecen ocupar demasiado espacio -siempre escaso- en mi abarrotada biblioteca, cuando en el proceso se me ocurrió abrir uno de ellos antes de introducirlo en la caja de cartón donde estaba destinado a reposar con otros muchos. Se trataba de La sombra del viento.

El caso es que una vez más me introduje en las vidas de sus protagonistas, a los cuales siento más veraces que otros más físicos y visibles. Esta novela, me resulta tan conmovedora, y familiares sus personajes, que puedo conversar con ellos y sobre ellos sin la asistencia de ningún interlocutor. Parecida experiencia me causó con matices, la tetralogía completa.

Carlos Ruiz Zafón, fue el divulgador de esa Barcelona que algunos sabemos reconocer en nuestros recuerdos y sensaciones más recónditos. Su “Cementerio de los libros olvidados “ya forma parte de ese paisaje oculto pero presente que todos los iniciados buscamos cuando deambulamos por la ciudad.

La familia Sampere, el sorprendente y leal Fermín Romero, Nuria Monfort, Penélope Aldaya, y tantos otros, estarán vivos y presentes mientras haya quien los recuerde. Lo mismo sucederá con su autor, Carlos Ruiz Zafón. Descanse en paz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: