Vandalismo comunista

Vandalismo comunista

Vandalismo comunista

¿Aún nos sorprendemos por las barricadas comunistas?

El comunismo es terror, vandalismo, mentira, represión y revolución.

Me llama la atención que estos comunistas se dediquen a lanzar adoquines porque hayan metido en la cárcel a uno de los suyos (supuestamente, por ejercer la libertad de expresión), cuando precisamente, los regímenes comunistas son totalitarios y las primeras medidas que toman son eliminar las libertades; y entre ellas, la libertad de expresión.

Este individuo (de nombre artístico Hasel), ha sido condenado, no por ejercer su libertad de expresión, sino todo lo contrario, por abusar de la misma, y dedicarse a hacer apología del terrorismo de ETA, Frap y Grapo, por animar a que se cometan atentados, se peguen tiros en la nuca a policías, militares, guardias civiles, políticos y familia real e injuriar, calumniar y amenazar. Y yo me pregunto, si en la “tan amada Unión Soviética” podían haber hecho esto contra Stalin o Lenin. Me pregunto, igualmente, si podían haber injuriado o amenazado de muerte a Fidel Castro o Hugo Chávez. Me pregunto, también, si ejerciendo su libertad de expresión, pueden atacar a la familia Castro, a la de Maduro, a la del dictador comunista coreano Kim Jon-Ung.

Y me pregunto, si pueden escribir canciones y proclamas contra los jefes de estado de dichos países comunistas.

Todos sabemos la respuesta, ¿verdad?

No es que sea impensable, es que dichos actos y comportamientos están censurados y prohibidos; y por supuesto, perseguidos y condenados con penas de cárcel y muerte.

El 99% de los que lanzan piedras, adoquines, prenden fuego a mobiliario urbano, destrozan escaparates, nunca han leído a Marx, Engels, Lenin, Politzer, Bakunin, Mao, etc. Y no porque no sepan leer ni escribir (que también), sino porque no tienen ni puta idea de quienes fueron. Ni los conocen, ni saben nada de ellos. Y actúan conforme a las consignas de los cabecillas (a imagen de los comisarios políticos de Stalin), que les arengan con proclamas de odio y rebelión.

En la II Guerra Mundial, los comisarios políticos (komissar y politruk), disparaban por la espalda a los propios soldados rusos, para que avanzaran hacia las filas del ejército alemán. De este modo, si no morían por fuego alemán, lo hacían por los tiros que estos comisarios políticos les pegaban. Así funciona el comunismo. El comisario político tiene la misión de arengar a la masa para atacar a los enemigos. En este caso, uno de los grupos organizadores de este vandalismo (Movimiento anti represivo de Madrid, vinculado a Podemos) alimenta el odio, promueve la movilización violenta, exalta a la masa a cometer actos vandálicos por medio de sus cabecillas y “comisarios políticos”.

Su actuación es idéntica a los comisarios soviéticos de la II Guerra Mundial.

La masa es fácilmente manipulable y estos comisarios, se sirven del analfabetismo de la masa para manipularles, alentarles, exaltarles y provocarles. Esto no es nuevo, se lleva haciendo más de 100 años, desde la revolución bolchevique.

Esto es comunismo, puro y duro.

Pero, mola ser comunista cuando te dejan protestar, mola ser comunista cuando puedes comprar en Carrefour, Mercadona o Hipercor, mola ser comunista cuando puedes hacer huelga, mola ser comunista cuando puedes salir de fiesta, mola ser comunista cuando puedes viajar… Pero qué curioso, porque en ningún país comunista se puede hacer nada de esto. Entonces, ¿por qué esta gente tiene tantas ganas de que Podemos instaure un régimen soviético en España? Bueno, la respuesta es sencilla. Como ya he repetido en innumerables ocasiones, las características fundamentales del comunista es el de ser un analfabeto funcional, individuos anclados al “todo gratis”, a la “paguita” del estado y a las subvenciones sin trabajar.

No ha existido en toda la historia, ni un solo país comunista, donde el pueblo haya prosperado. ¡Ni uno! Las características de estos regímenes son pobreza, ruina, hambre, indigencia, necesidad, represión, muerte, y sobre todo eliminación de todos los derechos fundamentales del ser humano, el primero de ellos la eliminación de la libertad de expresión.

Algo que no sucede “en el estado fascista español” (como así lo ha calificado Hásel, cuando era detenido para cumplir una condena en sentencia firme, por enaltecimiento del terrorismo, injurias, calumnias y amenazas).

Este Pablo Rivadulla Duró, es un ateo comunista catalán (lo tiene todo, el desgraciado), que lleva por nombre artístico “Hasel” (árabe). Según relató en una entrevista, dicho nombre lo sacó de un personaje de un libro árabe, que se llamaba Hasel o Hazel (en realidad no tiene ni puta idea del nombre exacto, ya que Hasel no es un nombre árabe, sino un heterónimo árabe; es decir, una palabra que se asemeja semánticamente a otra, y como buen analfabeto comunista no recuerda el nombre exacto del personaje, pero como le gustó, se lo colocó).

Del mismo modo, dicho personaje (Hasel, Hazel o como coño se llame) era un guerrillero islámico (ahora ya vamos entiendo muchas cosas, ¿verdad?), que luchaba contra un monarca y lo derrotaba.

Este tipo es otro ateo y analfabeto comunista más, que odia la cultura y costumbres españolas, y por supuesto al Dios cristiano, pero que adora el islam (donde no se respeta ninguna libertad), del mismo modo que Carmen Flores, la alcaldesa comunista de Aguilar de la Frontera (que retiró una cruz Cristiana porque le ofendía, pero mantiene su nombre escrito en árabe en la pared de su despacho) o Teresa Rodríguez (la concubina del alcalde de Cádiz “er chiqui”, que estudió filología árabe), por poner un par de ejemplos.

¡¡¡ Qué ateos comunistas más raros…!!!

Odian la cultura española, odian al Dios Cristiano; pero adoran la cultura y la religión islámica de países árabes, donde los derechos (por los que ellos tanto protestan), no existen y brillan por su ausencia.

En fin, comunistas…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: