LO QUE EL CORONAVIRUS SE LLEVÓ

Pedro Sánchez está acabado. No sé si mañana, la semana que viene o dentro de tres semanas, pero va a tener que ceder el testigo. A medida que el nº de muertos crezca, y va a crecer mucho, su situación va a irse volviendo cada vez más insostenible

Está acabado porque la crisis sanitaria que vamos a enfrentar en las próximas semanas va a ser pavorosa. Y por mucho que Iván Redondo se emplee a fondo, no va a poder evitar que cada vez más gente tome conciencia de que si estamos así es por su negligencia criminal y sus mentiras.

Y después de esa crisis sanitaria vendrá la económica. Que nadie piense que el cierre del país va a durar 15 días. Por no haber tomado medidas antes, España es hoy el país con mayor crecimiento de los contagios. Revertir eso va a llevar tiempo.

Salir del pozo va a exigir sacrificios ENORMES por parte de toda la población. Y gestionar la desigualdad de esos sacrificios (habrá sectores que paguen un mayor precio que otros) será complicado.

Y para afrontar la crisis sanitaria y la crisis económica, y para exigir sacrificios a la población, necesitas un gobierno en plena forma: que no esté noqueado, que no esté desacreditado, al que no pueda culparse de haber provocado esta crisis…

…Solo un gobierno que no sea cómplice de la crisis puede apelar a los votantes de todos los partidos nacionales para hacerles cómplices de la solución.

Y sobre todo, necesitamos un gobierno competente y profesional, que no hace falta q esté formado solo por técnicos, pero en el que la competencia profesional de todos los ministros es indispensable. No podemos permitirnos en estos momentos a ningún cantamañanas tomando decisiones

Por todo eso, como dije antes, Pedro Sánchez está acabado. No se trata de si va a dejar su puesto: lo tendrá que dejar. La única duda es CUÁNDO se va a ver forzado a dejarlo por la marcha de los acontecimientos.

Así que creo que los CINCO partidos nacionales (PSOE, PP, VOX, Podemos y Cs) deberían empezar a preparar ya el relevo y a pensar en un gobierno de concentración en el que todos ellos participen y presidido por alguien con capacidad de liderarnos a través de estos meses terribles.

Parece lógico que ese gobierno lo presida alguien del PSOE no achicharrado (¿Robles? ¿Calviño?), pero también podría pensarse en un candidato apartidista con perfil más técnico. Me da igual, pero habrá de ser alguien a quien no se pueda culpar de la crisis

Solo ese gobierno impoluto, profesional y transparente podrá prometer a los españoles lo único que cabe sensatamente prometerles en estos momentos: sangre, sudor y lágrimas.

Solo ese gobierno será también capaz de darnos lo que más vamos a necesitar en los próximos meses: confianza en que las cosas se están haciendo lo mejor posible y esperanza para el día después.

Ha llegado el momento de los hombres de estado. Los partidos que demuestren no estar a la altura serán barridos por el viento del coronavirus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: