La fiesta que acabó en reyerta mortal

Más de 100 personas formaron una “batalla campal”

Una pedida de mano en la localidad madrileña de El Álamo entre dos clanes gitanos terminó en una brutal pelea que se saldó con un atropello múltiple en el que murió un matrimonio.

La que tenía que haber sido una jornada de alegría y diversión acabo convertida en una velada agresiva y sangrienta.

El pasado 26 de julio, más de 100 personas pertenecientes a dos familias de etnia gitana se reunieron en una cervecería de la localidad madrileña de El Álamo para celebrar una pedida de mano.

Todo marchaba sobre ruedas hasta que, al parecer, dos de los invitados empezaron a pelearse por la música que sonaba, y lo que comenzó con un tira y afloja fue subiendo de tono hasta que todos los presentes, niños incluidos, se enzarzaron en lo que los testigos califican como una “batalla campal”.

Los videos grabados por algunos de los presentes son aterradores y en ellos se ve a los familiares de la novia, al grito de “matadlos!”, lanzando ladrillos, palos y hasta vallas contra miembros del otro clan, refugiados en un coche.

A pesar de que la Guardia Civil traté de calmar los ánimos, la violencia fue a más.

En su intento de huir, los asistentes que estaban siendo agredidos atropellaron a varios de los presentes, incluido un niño, lo que desato aún más la rabia de sus rivales.

“Salieron como pudieron de ahí y echaron los ocho a correr. Cinco pudieron escapar, pero dejaron de ver a Peke, a Jessi y a Luci”, contó la madre de uno de ellos.

Cuatro Huérfanos

Estos tres fueron encontrados a la mañana siguiente en una cuneta. Los primeros, un matrimonio padres de cuatro niños habían fallecido y la tercera fue traslada al hospital 12 de Octubre

Días después la policía logró encontrar al verdadero causante del atropello mortal, que estaba oculto en un camión de reparto de cerveza. Sin embargo la investigación esta resultando muy compleja a la policía por el mutismo de las dos familias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: