El odio rojo

Hay que recordarles a los Rojos que ellos son los que beben de una ideología de odio por su lucha de clases, que es el marxismo, y por ello los partidos de extrema izquierda como los comunistas, ERC, los batasunos y el PSOE por sus crímenes de guerra y de estado durante la II República y la Guerra Civil, debieron de haber sido ilegalizados por la democracia española por ser enemigos de la misma, ilegalizados los Rojos españoles por su odio de clases sociales y contra la Iglesia, como Alemania ilegalizó a los nazis alemanes por su odio antisemita. En este sentido, el odio de los Rojos a la Iglesia, como el odio de Unidas Podemos, es equivalente y comparable – y quizás más obsesivo, patológico y rabioso aún – al odio antisemita de los nacionalsocialistas, nazis alemanes.

Los militantes de VOX no odian, los militantes de VOX aman a su España y aman a la nación española, con el corazón y lealtad como el hombre que ama de verdad a su mujer, como la mujer española que ama a sus hijos más que a sí misma. Estar indignados por lo mal que lo hacen las izquierdas, por sus insultos y ataques gratuitos contra la fe, contra España, contra la familia, contra la vida, contra el Rey, y por el peligro en que está la patria de hacerse pedazos es una cosa, que no es lo mismo que odiar. ¿Cómo es posible que los antiguos “indignados” como Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y “Cara de niño” Errejón no saben lo que es la indignación? Claro, como ellos solo saben odiar, odiar a la bandera, odiar a la unidad española por la que los Nacionales pagaron caro con su sangre, odiar a la Cruz, queriendo demolerla en el Valle de los Caídos, odiar a la clase burguesa sin duda, odiar por su intolerancia marxista a la derecha calificándola con el insulto de “fascista”.

 

 

En cuanto a los nacionalistas separatistas, son ellos los que odian a España y a lo español, por su fanatismo político y su ignorancia de la historia, hasta el punto que odian lo que son, españoles, porque confunden a España con Castilla, como si sólo Castilla es España, llevando su odio nacionalista a odiar la lengua castellana, discriminándola, llegando al extremo de que a los niños que nacen en Cataluña, Vascongadas, Valencia y Baleares no les ponen nombres de pila en castellano, por su odio nacionalista xenofóbico anticastellano y antiespañol. ¿Quiénes odian a España y al castellano? El PNV, los batasunos, los de ERC, la CUP, los de PuigdeM. (por haberse ido a la M. en Bélgica)

Lajos Szászdi León-Borja

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: