Antonio Banderas y el respeto al cine

Antonio Banderas ha puesto a Málaga y a Andalucía sobre un escenario que se ha vuelto sobrio y, por primera vez, interesante: el de los Goya.

Ha traído por unas horas el respeto por la profesión, vaciando de fantoches y payasos una gala que se había convertido en un monstruo fatuo, faltón y pagado de sí mismo.

Banderas ha internacionalizado la gala, haciendo saludar en español desde Robert de Niro a Charlize Theron, desde Monica Bellucci hasta Mel Gibson, desde Dustin Hoffman hasta Helen Mirren.

Ha llenado el escenario de cantantes, cantaoras y bailaores andaluces, pero con la elegancia que generalmente se niega Andalucía a sí misma!

El homenaje a Berlanga ha sido extraordinario; con un Carlos Latre que ha resucitado al Pepe Isbert de Míster Marshall y una versión maravillosa de “Americanos: os recibimos con alegría”, a cargo de la también malagueña Diana Navarro. Y todo con la Orquesta Sinfónica de Málaga en directo, sin errores, y con un sonido de la máxima calidad

Y un merecidísimo homenaje a los sanitarios que han estado, y siguen estando, en primera línea durante la pandemia: el premio más importante, a la mejor película, fue entregado por la enfermera Ana María Ruiz, que, además, creó en Ifema la biblioteca Resistiré.

Nada de chistes obscenos; nada de comentarios soeces; ni un solo insulto a la inteligencia de los españoles. Banderas nos ha recordado a todos que el Cine puede ser lo que es en otras latitudes: un Arte digno. Ahora sólo falta que los actores españoles lo recuerden también.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: